Carl Erik Rinsch usó los fondos con los que tenía que completar la primera temporada de una serie de ciencia ficción de Keanu Reeves para Netflix.

Informes de The New York Times dieron a conocer que el director de la película “47 ronin” Carl Erik Rinsch gastó millones de dólares de fondos de Netflix en acciones y criptomonedas.

Según el rotativo, la marca de streaming le había dado millones de dólares para completar la primera temporada de una nueva serie de ciencia ficción, “Conquest”, protagonizada por Keanu Reeves. Sin embargo, en lugar de usar estos fondos para la producción, Rinsch los gastó en acciones y criptomonedas, además de compras personales lujosas​​.

En noviembre de 2018, Netflix firmó un acuerdo con Rinsch, comprometiéndose a pagar 61.2 millones de dólares por los derechos de la serie, además de ofrecerle privilegios significativos, como la participación de por vida en temporadas futuras y proyectos derivados. A pesar de esto, Rinsch no entregó ningún episodio terminado​​.

Usó los fondos de Netflix en criptomonedas

En marzo de 2020, Rinsch solicitó más dinero a Netflix, alegando que la falta de fondos adicionales pondría en riesgo la producción. Netflix concedió 11 millones de dólares más, pero Rinsch transfirió la mayoría de esta suma a su cuenta personal y la invirtió en acciones, resultando en pérdidas significativas​.

Ante la falta de avances en la producción, Netflix decidió en marzo de 2021 cesar el financiamiento del proyecto y permitió a Rinsch venderlo a otra parte, con la condición de reembolsar lo invertido por la compañía​.

Litigio con Netflix

Rinsch invirtió más de 4 millones de dólares en criptomonedas, en particular en Dogecoin, lo que incrementó su saldo a casi 27 millones de dólares en mayo de 2021. Además, gastó sumas considerables en automóviles de lujo, relojes suizos y ropa de alta costura​​.

Actualmente, Rinsch y Netflix están involucrados en un procedimiento de arbitraje confidencial. Rinsch exige al menos 14 millones de dólares por daños y perjuicios, mientras que Netflix niega cualquier deuda y ha calificado sus demandas como estafas, habiendo perdido más de 55 millones de dólares en el proyecto​​.