A propósito de la navidad y la película que todos vemos en esta fecha, Mi Pobre Angelito.

Se trata de un reportaje del The New York Times, donde economistas del Banco de la Reserva Federal de Chicago se refirieron a la situación económica de dicha familia ficticia.

Lo primero que hizo el medio fue acudir a sitios de bienes raíces, como por ejemplo Realtor.com, para medir exactamente el lugar donde vivían y saber cuánto costaba una mansión así a finales de los 80′ y principios de los 90′.

Max Gillet, analista senior de investigación; Cindy Hull, vicepresidenta adjunta y jefa interina del grupo de mercados financieros; y Thomas Walstrum, economista senior de empresas, analizaron para el NYT los datos de que se recopilaron.

Entre los antecedentes que revisaron, está el área estadística metropolitana de Chicago entre 1990 y 2022, el valor de la propiedad, los tipos hipotecarios vigentes en dicha época y los impuestos y seguros correspondientes.

El medio agrega que la casa que se utilizó como fachada pertenece a un lujoso barrio de Chicago, el que se llama Winnetka, uno de los más caros de Estados Unidos.

Los especialistas consultados por el medio señalan que según los ingresos medios de las personas que vivían en ese sector en 1990, año en que se estrenó la película, es probable que los McCallister tuvieran un ingreso anual de 305.000 dólares.

Dicho monto, calculado a cifras del año 2022, suman un total de 665.000 dólares, lo que significa que eran muy ricos.

De hecho, la casa, en 2022, habría tenido un costo de 2,4 millones de dólares, un valor al que se podría acceder con ingresos por sobre los 730.000 dólares, algo que solo tiene 1% de los hogares de dicha área de Chicago, sentenciaron los economistas.

En qué trabajaban los padres de “Mi pobre angelito”

Durante años se han barajado diversas hipótesis sobre en qué trabajaban los padres de Kevin.

Según el medio, la madre de “Mi Pobre Angelito” era una diseñadora de modas exitosa, considerando las telas y maniquíes que hay en su habitación, y su padre, un hombre de negocios.

La revista GQ, recuerda algunos pasajes de la película, como por ejemplo que la madre de Kevin ofrece un Rolex, aros, anillos y 500 dólares a una pareja para cambiar asientos. A esto se suma el pago de hotel, camioneta y todo lo necesario para la familia, considerando que tenían cinco hijos.

Dicha revista agrega que, entre otras teorías, Peter McCallister podría haber sido un agente deportivo que trabaja con grandes jugadores.

Otra, un poco más “paranoica”, indica que el padre de familia está conectado con la mafia de Chicago y que vivir en dicho sector sería una forma de ocultar la fortuna.

La verdad es que, efectivamente, Peter era un importante hombre de negocios y su esposa una diseñadora, al menos así lo señala Todd Trasser, quien escribió la novela oficial de la película en 1991.

Y ojo que también podrías pasar la navidad en ella, ya que esta disponible en Airbnb