Chile está tomando pasos agigantados para posicionarse como un líder en conectividad digital en el escenario mundial. En una serie de movimientos estratégicos, Chile ha establecido alianzas clave con gigantes de la tecnología como Starlink, Google y Amazon, apuntando a mejorar significativamente la infraestructura de comunicaciones tanto a nivel nacional como internacional.

Starlink y Entel: Conexión Sin Fronteras

La colaboración entre Starlink y Entel promete llevar la conectividad en Chile a un nuevo nivel. Esta alianza, que combina la red de satélites de baja órbita de Starlink con la infraestructura de Entel, tiene como objetivo proporcionar cobertura de datos, voz y texto en áreas anteriormente inaccesibles. Este avance no solo beneficiará a los usuarios individuales, sino que también abrirá nuevas oportunidades para empresas en todo Chile, especialmente en localidades aisladas. Lo más notable es que los usuarios no necesitarán cambiar sus dispositivos o instalar aplicaciones adicionales para acceder a estos servicios.

Proyecto Humboldt: Puente Digital entre Continentes

Paralelamente, Chile y Google han anunciado la construcción del Proyecto Humboldt, el primer cable submarino de fibra óptica que conectará directamente Sudamérica con Oceanía y Asia. Este cable de 14.800 kilómetros, con una capacidad impresionante de 144 terabytes por segundo, unirá Valparaíso con Sídney, y estará operativo en 2026. La vida útil estimada del cable es de 25 años, durante los cuales se espera que juegue un papel crucial en la consolidación de Chile como un hub de actividad digital en Sudamérica.

El presidente Gabriel Boric subrayó la importancia de este proyecto, destacando su capacidad para abrir oportunidades de nuevas industrias y mejorar las condiciones de vida y laborales de miles de personas. Karan Bhatia de Google enfatizó el papel del cable como una ruta de comercio del siglo XXI, forjando una conexión física esencial con Asia.

Data Center de Amazon en Padre Hurtado

El pasado viernes, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana aprobó la construcción de un gran centro de datos de la empresa Amazon en la comuna de Padre Hurtado. El proyecto, bautizado «Centro de Almacenamiento de Datos Padre Hurtado», contempla una inversión de 205 millones de dólares por parte de la multinacional estadounidense.

El Datacenter consistirá en un moderno edificio destinado al almacenamiento y gestión de información digital. Contará con salas repletas de servidores, equipos de redes, sistemas de cableado, oficinas y distintas dependencias de soporte como salas eléctricas y mecánicas. Además, para garantizar su funcionamiento continuo, la infraestructura considera 12 generadores de emergencia, sistemas de climatización y de bajo consumo hídrico, así como mecanismos de control de incendios.

El Datacenter se construirá en un terreno de 18,7 hectáreas ubicado en el área urbana de la comuna, según los planes reguladores metropolitanos y comunales. Y su desarrollo será en dos fases: una primera mitad del edificio que comenzaría a operar en 2025 y una segunda que lo haría en 2030.

De esta forma, Padre Hurtado se consolida como una atractiva localización para el desembarco de grandes compañías tecnológicas, cuya demanda por espacios para centros de datos no ha dejado de crecer en los últimos años en Chile.

Impacto y Futuro

Chile está marcando un hito en el panorama tecnológico y de conectividad en Sudamérica, gracias a una serie de proyectos innovadores y colaboraciones estratégicas. La alianza entre Starlink y Entel, el Proyecto Humboldt y la construcción del centro de datos de Amazon en Padre Hurtado son claros ejemplos de cómo el país está abriendo camino hacia un futuro digital avanzado.
Estas iniciativas colocan a Chile no solo como líder en Sudamérica sino también como un jugador importante en la arena global de la tecnología y la conectividad. El efecto de estos proyectos va más allá de las fronteras chilenas, sentando un precedente y abriendo puertas a oportunidades ilimitadas para la región. Chile demuestra que, mediante alianzas estratégicas y la adopción de tecnologías avanzadas, es posible acelerar el desarrollo y prepararse para un futuro digitalmente conectado y próspero.