Estas dos leyendas de la música, los cuales siguen estando en el Olimpo del arte, coincidieron en espacio y tiempo y al parecer no llegaron a hacer muy buenas migas. David Bowie siempre declaró que era fan de Bob Dylan y que sentía una profunda admiración por él, pero parece ser que el americano no tenía la misma opinión.

Tal era la fascinación de Bowie por Dylan que le dedicó una canción en 1971, “Song for Bob Dylan”, en la que el artista ponía frente al micro toda una declaración de intenciones, colaborar en un tema conjunto. En una entrevista, el británico dijo que había coincidido con Bob Dylan en una fiesta y que no paró de hablarle sin parar. Tal es la sensación que se llevó que llegó a declarar que creía que le odiaba.

No sabemos si realmente Bob Dylan odiaba a David Bowie, pero sí que es cierto que algunos músicos han asegurado durante mucho tiempo que no sintió gran feeling por su compañero de profesión e incluso que no le gustaba su trabajo.